venerdì 5 febbraio 2010

Morir joven


Siempre he pensado que moriré joven. No sé porqué. Igual entrete, podría ser de algo misterioso o medio escabroso así me transformo en un mito/leyenda.
Obviamente no me gustaría morir en un accidente de tránsito como un atropello por ejemplo. Que vergüenza que mucha gente me vea así como destrozado, quemado o ensangrentado, con quizas que cara. Y más encima después pongan una animita con mi nombre en esa calle...aparte de ultra folclorico, típico que esas cosas nadie las pesca, las orinan, rayan o se queman y arman mini incendios que ni siquiera se molestan en apagar.
Una muerte top con glamour, como grandes artistas es "accidentalmente" morir intoxicado por pastillas. Ya que vienen las sospechas y dudas de como se murió y empiezan los pelambres "Ah, lo habrán envenenado" o "Siempre supe que fue drogadicto", "Seguramente de qué estaba enfermo", etc.
Que lata morirse como en un incendio, catástrofe o desastre natural, porque pasaría desapercibido y capaz que ni siquiera me encuentren. Ni un brillo, porque quizás que hasta piensen que estoy vivo y me busquen...mientras tanto me descompongo y todo mal.
Por si acaso, quiero que me cremen o donen mis órganos, pero no lleguen y me entierren así no más porque ME MUERO si me da una catalepsia y me entierran vivo. Obviamente en la misa quiero discursos y todo eso, pero no muy largos porque hacen más eterna la agonía y el dolor de mis seres más queridos. Quizás sería entrete algo interactivo con videos cuando era chico y hacía tonteras, videos más recientes y actuales. Diaporamas y música de algún artista que me guste y con alguna canción buena...obvio que no es necesario que la canción tenga relación con la muerte.
En fin...a todos nos puede tocar. Ahora, más tarde, mañana, pasado...quizás la muerte esté detrás tuyo o más cerca de lo que te imaginas. O quizás no, quizás aún te quedan unos sesenta años o más de esta rutina. La vida es un estado mental.