martedì 1 aprile 2008

La educación superior en Chile

Sin lugar a dudas; el tema de la educación en Chile se vuelve cada vez más tabú. Se pierden platas, hay políticos corruptos, malos resultados en Simce, desigualdad en la Psu, malas condiciones en escuelas y liceos municipalizados, injusticia en becas y créditos, etc.
La desmotivación general que se da en algunos sectores educacionales está directamente relacionada con problemas que surgen en este complicado camino de la educación superior.
Empezamos con la Psu, una prueba que mide más de la mitad de los conocimientos que seguramente no volverán a verse por el resto de nuestras vidas; dependiendo la carrera que elijamos.
Todo ese estrés y nerviosismo, por el cuál más encima debemos pagar alrededor de 25 mil pesos, debería ahorrarse y cambiarlo por pruebas específicas a cada área que se pretende seguir. Si ya es sabido por todos la mala educación que tiene nuestro país, ¿cuál es la necesidad de volver a recordarlo cada fin de año con los jóvenes que quieren entrar en la educación superior? ¿Porqué mejor no lo hacen antes, en 1ero medio , por ejemplo; y así ven las falencias que vienen desde antes para tratar de solucionarlas?
Otro tema complicado es lo de los créditos y becas. Partiendo desde la engorrosa postulación vía Internet, a la cual uno no puede explicarles “detalles” tan importantes como estar efectuando la postulación justo en el momento en que estamos tramitando un cambio de ciudad; y todo lo que ello implica: cambio de trabajo de uno de los padres, abandono de sueldo, reducción de ingresos familiares, cambio de colegios en los hermanos, cambio de casa, etc. Lo que no se refleja al momento de los resultados de estas postulaciones.
Ahora, el pecado más grande que pueda cometer un estudiante de pregado que posea el Crédito con Aval del Estado (CAE) es cambiarse de carrera. Está establecido en la ley que se puede cambiar 1 vez, y las universidades acreditadas privadas aceptarían el crédito. Lamentablemente la mayoría de las universidades privadas, de cierto renombre (excepto UST), crean sus propias leyes al respecto y exigen dar la Psu nuevamente y obtener más de 650 puntos para hacer el traslado del crédito; de lo contrario se debe renunciar al crédito y optar por un crédito de consumo en un banco o el crédito universitario CORFO; el cual exige como requisitos tener un auto último modelo del año en curso o una casa a nombre de quien esté solicitando el crédito (uno de los papás) que a su vez debe tener una renta superior a 250 mil pesos, de lo contrario no puede acceder a esta “ayuda”. Entonces, se debe optar a los créditos de consumo que otorgan los bancos (Falabella, Desarrollo, Bci, etc), que piden requisitos similares o superiores pero con el “plus” de cobrarnos intereses enormes por muchos años.
A este dolor de cabeza, se suma la incógnita de no saber que ocurrirá con el misterioso Crédito con Aval del Estado que el alumno tenía desde su carrera anterior, del cual no se hace cargo ni la Universidad, ni el Banco donde se pidió el crédito, ni Junaeb, ni Mineduc, en donde responden mecánicamente “Cómo el crédito es nuevo, todavía no manejamos esa información, así pregunta en el banco o en la universidad.”
Sin duda un panorama bastante incierto en lo que refiere a sólo dos tópicos relacionados con la Educación Superior: Vías de ingreso y Financiamiento. Me imagino qué quedará para el resto de la interminable lista de problemas e interrogantes en lo que respecta a la educación en nuestro país.

2 commenti:

... ha detto...

estamos mal...
pero nosotros como chilenos tampoco hacemos nada...
los jovenes(no todos x supuesto)
piensan en puras tonteras...
si llegan a tener oportunidades no las aprobexan...

uf!
mil tiempo sin pasar...pero aqui estoy dejando mi huella..
q estes bn



bye!




vale

Anonimo ha detto...

gracias a Dios por intiresny